¿Qué daños tiene para la salud la contaminación ambiental y cómo evitarlos?

 

 

 


México ha registrado altos niveles de contaminación ambiental por los cerca de 400 incendios que se han producido en el interior del país. Esto puede afectar severamente la salud de la población.
La contaminación en la Ciudad de México, agudizada por los cerca de 400 incendios que se han registrado en los últimos días en el centro del país, puede conllevar severos problemas de salud.

Estos son algunos de los efectos que ocasiona este problema en la salud de las personas y las recomendaciones para prevenir esos daños:

 

 



En el mundo 1,3 millones de personas mueren en un año a causa de la contaminación atmosférica urbana. Quienes viven en ciudades con altos niveles de contaminación padecen más enfermedades cardiacas, problemas respiratorios y cánceres de pulmón en comparación a quienes viven en zonas urbanas donde el aire es más limpio.
Las personas con asma afrontan un riesgo mayor de sufrir una crisis asmática los días en que las concentraciones de ozono a nivel del suelo son más elevadas. Y vivir expuesto durante varios años a concentraciones elevadas de material particulado aumenta el riesgo de padecer enfermedades cardiovasculares.

 

 


En 2010 se produjeron 223.000 muertes por cáncer de pulmón en todo el mundo atribuibles a la contaminación. Según la Organización Mundial de la Salud (OMS), si se redujera la contaminación con partículas (PM10) de 70 a 20 microgramos por metro cúbico es posible reducir la mortalidad en 15 % por esta causa.
Cabe precisar que las partículas más dañinas para la salud son las de 10 micrómetros o menos, que pueden penetrar y alojarse en el interior profundo de los pulmones.

 

 

 

 Recomendaciones para la salud
Entre las recomendaciones para proteger la salud están evitar exponerse al ambiente externo, especialmente niños, mujeres embarazadas, adultos mayores y pacientes con enfermedades crónicas.
Lo ideal es evitar salir en lo posible de hogares u oficinas. Mantener cerradas ventanas y puertas. Evitar el uso de lentes de contacto. No fumar. Evitar hacer ejercicio al aire libre. Usar lo menos posible el auto. Suspender el recreo y las actividades al aire libre en los centros escolares. Hidratarse adecuadamente, comer frutas y verduras.
También se debe evitar auto medicarse y en caso de malestar visitar al médico.