Delfines en cautiverio

¿Podrían desaparecer los delfines?

 

El Día Mundial de los Delfines en Cautiverio, se celebra el 4 de julio de cada año. Su objetivo primordial es acabar de una vez por todas con la retención de los delfines que se encuentran en cautiverio, Así como el cierre de todos los delfinarios que actualmente existen en distintos países de todo el mundo.

 

Los delfines, una especie acuática que merece su plena libertad

Los delfines son animales acuáticos que gozan de una gran inteligencia y belleza, que no merecen estar en cautiverio, ya que esto afecta de forma significativa tanto su desarrollo como su comportamiento.

De acuerdo a numerosas investigaciones llevadas a cabo por importantes científicos y estudiosos de la materia, se pudo conocer que al estar en cautiverio, los delfines pueden sufrir de altos niveles de estrés, además de afectar sus funciones fisiológicas como el apareamiento e inclusive puede ser una de las causas para que esta especie termine desapareciendo.

El sólo hecho de permanecer gran parte de su vida habitando dentro de los tanques con espacios sumamente reducidos comparados con su hábitat natural, puede causarles daños irreversibles. Los delfines son animales con unas características físicas muy particulares y especiales, que no se adaptan al cautiverio, sino que, por el contrario, son especies marinas que necesitan del vasto universo marino para reproducirse y vivir de forma natural.

¿Podrían los delfines desaparecer de los océanos?

Esto es una pregunta que debería plantearse toda la humanidad en los actuales momentos, ya que, de continuar el uso de estos bellos y maravillosos animales para el entretenimiento y el comercio del hombre, lo más probable es que esta especie termine desapareciendo de los océanos de todo el mundo.

Podemos ver con preocupación como cada vez más, los delfines que se encuentran en cautiverio, terminan muriendo por distintas causas, pero la principal es estar fuera de su hábitat, así como no gozar total libertad.

Sin embargo, muchos países sobre todo de Europa, ha decidido prohibir los delfinarios para acabar de una vez por todas con esta tragedia. Esto ha sido posible gracias al clamor de miles de personas que ven esta práctica como un hecho abominable contra una especie marina, capaz de mostrar emociones y de entablar algún tipo de comunicación con los seres humanos, que lo hacen más especiales.